EINA Centre Universitari de Disseny i Art de Barcelona. Adscrito a la UAB

Blog d’EINA. Centre Universitari de Disseny i Art de Barcelona. Adscrito a la UAB

24 julio 2018

Javier Arizu, ex estudiante de EINA, associate partner en Pentagram Nova York

Javier Arizu, ex estudiante de EINA, nos explica su experiencia como Associate Partner en Pentagram Nueva York, uno de los estudios de diseño más prestigiosos a nivel internacional.


¿Qué es lo que más recuerdas de tu paso por EINA?

Las mañanas entre clases, la biblioteca, a Laureano, pero sobre todo lo más fascinante de EINA: su localización, el parque. Es un lugar único. Cuando comento dónde estudié, la gente de aquí flipa.


Cuando terminaste los estudios de EINA, ¿cuáles fueron tus primeros pasos profesionalmente hablando?

Antes de acabar la carrera, durante el tercer año, hice prácticas en Mucho. Fue interesante porque ellos también fueron mis tutores del Trabajo de Final de Grado (TFG) en el último curso. Mientras hacía el TFG me propusieron ir a trabajar con ellos durante unos meses con la posibilidad de quedarme. Al final se abrió una oportunidad y estuve en Mucho desde abril de 2012 hasta agosto de 2015.

Después de este periodo decidí hacer un cambio. Entre mis opciones había la posibilidad de irme a otro estudio de Barcelona, pero todos tienen una estructura similar, y no vi la oportunidad de crecer demasiado. Otra opción era empezar por mi cuenta, pero con solo 24 años pensé que era demasiado joven. Así pues, decidí irme fuera. Mi primera idea fue ir a Londres, porque pensé que irme a Estados Unidos sería complicado por temas de visado. Pero al final me decidí y empecé a contactar con gente.

Mi plan era irme a Nueva York para hacer entrevistas, pero solo tenía una programada cuando llegó el momento de dejar Mucho. Por aquel entonces, Guillem Casasús, que había realizado unas prácticas en Sagmeister, me comentó que estaban buscando un diseñador para tres meses y me pidió que les enviara mi portafolio. Yo pensaba que ni de coña me cogerían, pero les gustó y me querían allí en tres semanas. Tuve que dejar Mucho antes de tiempo para ir tres meses a Sagmeister. Fue una buena prueba para ver si me gustaban la ciudad, el tipo de trabajo y de estructura de allí, que es muy diferente de la experiencia que yo había vivido en Mucho. Fue todo un proceso de aprendizaje, pero un mes y medio después decidí que no quería quedarme y retomé el contacto con los estudios con los que ya había contactado previamente en Nueva York. Uno de aquellos estudios era Pentagram, entre cuyos socios estaba Natasha Jen.

Yo ya había vuelto a Barcelona cuando me dijeron que me querían en Pentagram. Desde entonces, ¡aquí estoy!


¿Cómo has llegado a ser Associate Partner de Pentagram? La estructura de Pentagram es muy horizontal. Tiene socios por todo el mundo (ocho en Nueva York), cada uno de los cuales con su propio equipo, que puede tener entre cinco y diez diseñadores fijos y un par de personas en prácticas. Entre los seis diseñadores que forman el equipo de Natasha, la estructura es la siguiente: Prácticas, Junior Designer, Middle-Weight Designer, Senior Designer y después Associate Partner y Partner.


¿Las tareas que realizas ahora son diferentes de las que hacías antes? Esto es el resultado de lo que has ido haciendo durante un periodo de tiempo en el que has demostrado que estás capacitado para asumir este cargo y, en este sentido, esto evolucionó tal como os explicaré. Yo entré como Senior y me costó adaptarme, sobre todo a mi jefe (a su forma de pensar, de trabajar, a sus gustos, ya que al final es como tu cliente, etc). No me fue fácil adaptarme tras haber tenido solo una experiencia previa y otro jefe. Son dinámicas de trabajo muy diferentes, sobre todo en cuanto al proceso creativo. Natasha siempre hace más de directora creativa y deja que nosotros diseñemos.


¿Cómo trabajáis con el equipo y qué papel tiene cada miembro cuando entra un proyecto? En un proyecto, el Project Manager se encarga del desarrollo logístico. El Associate lo lidera y presenta las propuestas al Partner, sobre todo al principio del proyecto, después se aparta y tú continúas con el proyecto, las reuniones, etc.

A nivel de proceso, en cualquier proyecto hay fases iniciales como la estrategia, el naming, etc. de las cuales debes estar al caso para entender por dónde va el proyecto. Cuando se empieza a diseñar, dos o tres diseñadores hacen propuestas de diseño y una persona lidera el proyecto.


¿Cuáles son tus planes de futuro? Cuando vine aquí mi plan era quedarme cuatro o cinco años, vivir una nueva experiencia. Pero no lo sé, estoy muy contento aquí, veo que es una muy buena oportunidad para crecer y para continuar desarrollándome a nivel profesional y personal. En paralelo, junto a Anna Berbiela, Guillem Casasús, Carlos Bermúdez (todos exestudiantes de EINA) y Albert Porta hemos creado este año el estudio Pràctica (www.practica.design). Así pues, el próximo paso es "estar a tope" con nuestro estudio.


¿Qué crees que aprendiste en EINA que hayas podido aportar como valor añadido a tu trabajo?

Bueno, yo creo que inicialmente, cuando empecé a trabajar, lo que más recuerdo valorar de EINA es el hecho de haberme preparado para el oficio y de tener recursos para el mundo real, hacer unos artes finales o saber poner bien la tipo. Aunque no salimos enseñados, vamos aprendiendo constantemente y nos vamos puliendo. Sí que creo que las bases con las que sales de EINA son muy sólidas y tienen los pies en el suelo, y esto te da una gran ventaja al principio. Aquí, por ejemplo, algunas escuelas plantean el último año para que salgas al mundo con un buen portafolio que te permita encontrar trabajo. Esto está bien, pero es otra mentalidad y creo que al principio puede hacer que la adaptación sea más complicada.

Mirando atrás, nunca creí que acabaría aquí. Tendía a pensar que no estaba capacitado para venir, pero precisamente Nueva York está hecha de gente extranjera. De hecho, mucha gente de aquí flipa con los estudios de Barcelona. A veces, tendemos a magnificar lo de fuera y a pensar que no estamos suficientemente preparados para trabajar aquí.


undefined
E I N A